jueves, 13 de febrero de 2014

Conquista por los sentidos (2): El gusto

¡Hola a todos, Mary está de vuelta tras su semanita de descanso!

Hoy publicamos un poquito más tarde de lo habitual por problemas de agenda (y de edición también xD) pero siempre fieles a nuestros miércoles.

Continuamos con la idea que os propuse hace ya unos cuantos días, y tras la vuelta, retomamos el especial "Conquista por los sentidos". 

Esta semana tan especial, con San Valentín a la vuelta de la esquina, la dedicaremos a "el gusto", y es que ya es conocido por todos esa frase de que la forma más rápida para llegar al corazón de alguien es conquistando el estómago.

Pero tampoco me olvido de los que, por suerte o por desgracia, no tienen con quien compartir este día tan especial...por lo que nuestro ingrediente principal es: ¡CHOCOLATE! (ñam ñam).



Comenzamos ya pues con las láminas de chocolate, algo muy sencillo y simple. Capas y capas de chocolate juntitas para darnos un capricho.

Los ingredientes principales son:


  • 300 gramos de chocolate con leche
  • 300 gramos de chocolate blanco
  • Grageas de chocolate
  • Perlas de decoración 
Y los materiales o utensilios, como queráis decirlo, son:

  • Bandeja para dejar el chocolate enfriándose
  • Espátula
  • Cuchara de madera
  • 2 boles de cristal resistentes al calor
  • Papel de horno 
El primer paso para hacer esta delicia es partir los 300 gramos de chocolate blanco y chocolate negro en un bol cada uno resistente al calor del microondas, y elegís cual queréis que sea la lámina base, reservando el siguiente. Si sacáis un tiempo antes el chocolate de la nevera a la hora de fundirse será mucho más sencillo y nos quedarán menos grumos, pero , si no podéis, tendréis que darle unos toques de calor extra.


En este caso  he decidido coger de base el chocolate blanco, pero ya os digo, que esto de cual va antes es a gusto del cocinero de turno ;-) La peculiaridad del chocolate blanco y del negro, frente al chocolate con leche, es que se deshace mucho más rápido, por lo que tenéis que controlar muy pero que muy bien los toques de calor que le deis para evitar que se queme.

Una vez lo tengáis ya, el siguiente paso es meterlo en el microondas. El chocolate es un producto, que por la mezcla con la que se realiza, se quema con facilidad así que lo calentaremos dando toques de 15 a 20 segundos y removiéndolo para esparcir el calor. Tenéis que conseguir que quede liquido por completo.


Una vez lo tengais ya fundido por completo, y todavía sin fundir el otro que se resecará, tenéis que colocar un poco de mantequilla o margarina para engrasar el molde y colocar el papel de horno. Esto tiene una doble tarea: que no se pegue al molde y se estropee, y que sea más fácil de desmoldar.


Antes de continuar con otro paso, os quería comentar que yo he escogido este molde de horno porque hasta el día siguiente no tuve una bandeja en mi poder....pero sin duda os recomiendo que uséis una bandeja que sea más fina pues las capas os quedarán menos gruesas y más uniformes.

El siguiente paso es verter el chocolate liquido en el molde y repartidlo de forma que cubra toda la superficie del molde para que no quede ningún hueco.


Si veis que, al dejarlo reposar, os sale alguna burbuja no os preocupéis, pues en esta capa no se notaran. Pero, si sois unos perfeccionistas sin remedio, con un palillo de toda la vida los explotáis y repartís el chocolate sobre ese hueco....y ¡os quedará perfecto!.

Ahora llega el tiempo de espera más largo, pues debéis meter el chocolate en la nevera (o en un lugar muy frío) durante al menos 30 minutos hasta que veáis que se ha hecho un bloque sólido. Cuando os acerquéis a la media hora calentar el chocolate con leche que habíamos dejado apartado para que no se solidifique.

Cuando lo tengáis todo listo coger el chocolate fundido y repetir el proceso anterior de nuevo para crear una nueva y rica lámina.


Esta vez, cuando hayáis terminado, en vez de tenerlo en la nevera 30 minutos lo mantendremos tan solo 10 minutos, lo suficiente como para que coja cuerpo pero que no se haga bloque. Es muy importante esto último, pues si el chocolate se ha solidificado no podremos poner la decoración y se caerá. 

Tan solo tienes que colocar la decoración que hayas escogido como tu quieras, ya sabes ¡ Imaginación al poder!.


Si veis que no podéis fijar, como en este caso, las grageas otra alternativa de decoración sería fundir algo más de chocolate y con la ayuda de una manga pastelera, o para los más hábiles, a pulso con una cuchara, y escribir un mensaje. Más personalizado es, pero sin duda, es una opción no apta para los que se cansen muy pronto del dulce. 

Otra opción podría ser ,en vez de decoración pura (perlas, grageas...) , aplastar en una bolsita galletas de toda la vida y esparcirlo por encima....probar millones de combinaciones hasta que deis con la que más os gusta.

Si todavía no os lo vais a comer, mi consejo es que con un poco de film transparente de cocina lo envolváis y lo dejéis en la nevera...o si preferís en un tupper pues mejor. Esto se hace para evitar que se pegue el olor del resto de la comida que habita nuestra nevera, y que tanto estropea el sabor final de nuestra tentación.


Tan solo tenéis que desmoldar...y listo para disfrutar. 

Si queréis hacer lo mismo que aparece en la fotografía lo único es hacer, en un molde especial, bombones de chocolate de la misma forma y decorarlos con más chocolate como os he explicado. Y si buscáis acabar de triunfar, coger una cajita, poner un poco de papel de albal y un poco de papel de colores (el que más rabia os de).....y conquistareis sin pestañear xD

Y para despedirme hasta la semana que viene, y para los que quieran ver la receta, aquí os dejo el tutorial de las láminas de chocolate. Espero vuestras opiniones......y ¡Feliz San Valentín!

11 comentarios:

  1. Madre mía, qué pinta!! A mí sí me conquistan con los sentidos, sobretodo con el gusto y la vista :) y si eso implica chocolate ya me han ganado!! Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!
      Nos alegramos de que te haya gustado...si lo pruebas con galletas en vez de la decoración...arrasas xD
      Un beso

      Eliminar
  2. hola guapa, acabo de descubrir tu blog, que pinta y super facil de hacer, ya tienes una nueva seguidora, pasate por el mio si quieres un besito http://elmundodetirsi.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por seguirnos! Ya verás cuando te pongas a ello que es la cosa más sencilla, y rica, del mundo.
      Un beso

      Eliminar
  3. Estás nominada a los premios Liebster Awards ^^ tienes los detalles en mi blog http://myrmakeup.blogspot.com.es
    Te sigo y gracias ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. uuuh! Muchas gracias por la nominación! es todo un halago! En cuanto nos dejen nuestras agendas nos pondremos a ello.
      Un beso enorme

      Eliminar
  4. Hola!
    Soy nueva seguidora (quedateenminube)
    Me encantaaa la receta! jaja, qué rico!
    besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias! Es una receta para chuparse los dedos! Seguro que si te pones a ello te saldrá riquisimo
      Un besazo

      Eliminar
  5. uuuuff valla pinta que tiene se hace la boca aguaa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario! La verdad es que con chocolate....es raro que nos podamos resistir!
      Un besazo

      Eliminar
  6. ñam ñam!!! asi se conquista a cualquiera! jajaj una idea genial !
    besitos!

    ResponderEliminar